¿Por qué en lugar de estar más tiempo en el trabajo, no nos ocupamos de hacer lo máximo en el que nos corresponde estar?

absentismo-virtual
El “presencialismo”, es un modelo productivo bastante extendido en nuestro entorno laboral. Muchas organizaciones de nuestro tejido empresarial, apuestan intensamente por esta forma de entender el trabajo. Se resume en la creencia (falsa por otra parte), de que por estar más horas en el puesto de trabajo, se consigue ser más productivo.

Podemos afirmar, sin demasiado temor a equivocarnos, que hay dos grandes leyes de la productividad. Una es la Ley de Pareto. La otra, la Ley de Párkinson. Quizás en otro momento, abordemos algunas líneas sobre la primera, pero en esta ocasión, vamos a centrar nuestra atención en la Ley de Párkinson. Esta ley, viene a decir algo así como que, el trabajo que una persona realiza se expande hasta llenar el tiempo disponible para ser terminada.

Un modelo productivo, centrado en el presencialismo, es un modelo que intercambia recompensa económica por tiempo.

En numerosas ocasiones, el presencialismo, prima por encima de los resultados y la capacidad de organización. Quizás, estemos entrando en un entorno laboral, en el que puede que sea importante valorar la capacidad de priorizar. En el que desarrollar tareas y funciones en el tiempo establecido, sea un valor añadido.

El tiempo que requiere una tarea crece cuando la interrumpimos y la reanudamos.